Las amígdalas y los adenoides son masas de tejido que se parecen a los nudos linfáticos o las glándulas del cuello, del ingle o de las axilas. Las amígdalas son las dos masas de la parte posterior de la garganta. Los adenoides se encuentran en la parte superior de la garganta detrás de la nariz y el techo de la boca (paladar blando) y no se ven por la boca sin instrumentos especiales.

Las amígdalas y los adenoides están cerca de la entrada de la vía respiratoria donde pueden atrapar los gérmenes que causan las infecciones. Agarran “muestras” de las bacteria y de los virus y pueden infectarse ellos mismos. Los científicos creen que funcionan como parte del sistema inmunológico del cuerpo al filtrar los gérmenes que tratan de invadir el cuerpo y que ayudan a desarrollar los anticuerpos contra los gérmenes.

Esta función se realiza durante los primeros años de la vida, volvíendose menos importante a medida que el niño crece. Los niños operados de las amígdalas y los adenoides no sufren ninguna disminución de la inmunidad.

¿Cuándo Debería Consultar a Mi Médico?

Ud. debe ver a su médico cuando Ud. o su niño sufre los síntomas comunes de las amígdalas o los adenoides infectados o agrandados.

¿Qué Afecta Las Amígdalas y Los Adenoides?

Los problemas más comunes que afectan las amígdalas y los adenoides son las infecciones repetidas de la garganta o del oído y la hipertrofia u obstrucción significativa que causa problemas de la respiración o la deglución.

Asimismo, los abscesos alrededor de las amígdalas, la amigdalitis crónica y las infecciones de las cavidades dentro de las amígdalas que producen materia cremosa y maloliente pueden afectar las amígdalas y los adenoides, dejándolos adoloridos e hinchados. Aunque poco frecuentes, puede haber tumores en las amígdalas.

¿Qué Debo Esperar Del Examen?

Su médico le hará preguntas sobre los problemas del oído, la nariz y la garganta y examinará la cabeza y el cuello. Para ver estas áreas, utilizará un espejo pequeño o un instrumento flexible con luz.

Para diagnosticar ciertas infecciones de la garganta, los cultivos o las pruebas de estreptococo son importantes.

Las radiografías pueden ser útiles para determinar el tamaño y la forma de los adenoides. Los análisis de sangre pueden identificar problemas tales como la mononucleosis.

El Examen

Los métodos principales de chequear las amígdalas y los adenoides son

  • La historia clínica
  • El examen físico
  • El cultivo bacteriológico y la prueba de estreptococo
  • Las radiografías
  • Los análisis de sangre

¿Cómo Se Tratan Las Enfermedades De Las Amígdalas Y Los Adenoides?

En primer lugar, se tratan las infecciones de las amígdalas, especialmente las causadas por el estreptococo, con los antibióticos. En algunos casos, se recomienda la extirpación de las amígdalas o los adenoides. Las dos razones principales para la extirpación son (1) las infecciones repetidas a pesar de la terapia de antibióticos y (2) problemas con la respiración debido a las amígdalas o los adenoides crecidos. Tal obstrucción respiratoria produce el ronquido y el sueño alterado que conducen a la soñolencia durante el día en los adultos y problemas de conducta en los niños. Algunos ortodontistas creen que la respiración bucal crónica debida a las amígdalas o los adenoides agrandados causa la malformación de la cara y la alineación mala de los dientes.

La infección crónica puede afectar a otras estructuras como la trompa de Estaquio que vincula la parte posterior de la nariz con el interior del oído, lo que conduce a las infecciones frecuentes del oído y la pérdida auditiva posible.

Los estudios recientes indican que la extirpación de los adenoides puede ser un tratamiento positivo para los niños con dolores crónicos del oído acompañado de fluído en el oído medio (otitis media con efusión).

En los adultos, la posibilidad de cáncer o un tumor también puede justificar la extirpación de las amígdalas y los adenoides.

En algunos pacientes, especialmente con mononucleosis infecciosa, el agrandamiento marcado de los adenoides puede bloquear la vía respiratoria. Para ellos, el tratamiento con esteroides—por ejemplo, cortisona—puede ser útil.

La Amigdalitis y Sus Síntomas

La amigdalitis es una infección de una o las dos amígdalas. Otras indicaciones o síntomas son

  • Amígdalas más rojas que lo normal
  • Capa blanca o amarilla en las amígdalas
  • Un cambio de la voz debido al hinchazón
  • Dolor de garganta
  • Deglución incómoda o dolorosa
  • Nudos linfáticos hinchados en el cuello
  • Fiebre
  • Hálito malo

Los Adenoides Agrandados y Sus Síntomas

Si se agrandan los adenoides, la respiración puede ser díficil. Otras señales del agrandamiento son

  • Respiración por la boca en vez de la nariz la mayor parte del tiempo
  • Nariz tapada cuando la person habla
  • Respiración ruidosa durante el día
  • Infecciones repetidas del oído
  • Ronquidos de noche
  • Paros de la respiración por unos segundos de noche durante ronquidos o respiración ruidosa (apnea)

La Cirugía

Su hijo: Converse con su hijo sobre sus sentimientos, y dele confianza y apoyo por todo el proceso. Promueva la idea que el paso beneficiará la salud. Acompañe a su hijo el mayor tiempo posible antes y después de la cirugía. Avísele que le va a doler la garganta después de la cirugía. Asegúrele que la operación no quita ninguna parte importante del cuerpo ni cambiará la apariencia. Si su hijo tiene un amigo que ha tenido esta cirugía, el hablar con ese amigo puede ayudar a su hijo.

Los adultos y los niños: Por lo menos quince días antes de cualquier cirugía, el paciente debe dejar de tomar aspirina u otros medicamentos que contienen aspirina. (AVISO: Nunca se debe dar aspirina a los niños dado el riesgo del síndrome de Reye.)

Si el paciente o algún familiar ha tenido problemas con la anestesia, se debe informar al cirujano. También, se le debe avisar si el paciente está tomando otra medicina, tiene anemia o hemorragia, está embarazada, está preocupado por la transfusión de sangre, o ha utilizado esteroides durante el año anterior.

Se puede exigir una prueba de sangre y posiblemente de orina antes de la cirugía.

Generalmente, antes de la cirugía y después de medianoche, no se debe ingerir nada, inclusive chicle, gárgaras, pastillas para la garganta, pasta de dientes y agua. Cuando se inicia la anestesia, cualquier contenido del estómago puede producir vómitos, y esto es peligroso.

Cuando el paciente se interna, el anestesiólogo o un enfermero puede reunirse con el paciente y su familia para repasar la historia del paciente. Luego se le lleva a la sala de operaciones donde se le da la anestesia. Generalmente, se dan sueros intravenosos durante y después de la cirugía.

Después de la operación, el paciente pasará a la sala de recuperación donde el personal le observará hasta darle de alta. El tiempo necesario para la recuperación del paciente puede variar de unas horas hasta un día. Ciertos casos pueden necesitar cuidado intensivo.

Su médico le proporcionará todos los detalles de su tratamiento antes y después de la cirugía, y contestará todas sus preguntas.

Después de la Cirugía

Hay varias síntomas que pueden surgir después de la operación, inclusive problemas para tragar, vómitos, fiebre, dolor de garganta y dolor del oído. En algunos casos, puede haber desangramiento después de la cirugía. En tal caso, hay que avisar al cirujano en seguida.

Se debe conversar abiertamente cualquier pregunta o preocupación con el cirujano, que está para ayudarle.

© 2016 American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery

Prueba de Audición de cinco minutos

  • ¿Cómo funciona el sentido de la audición?
  • ¿Qué puedo hacer para mejorar mi audición?
  • Consejos para mantener la salud auditiva

Usted puede tener pérdida de la audición, y ni siquiera ser consciente de ello. Personas de todas las edades pueden experimentar pérdida gradual de la audición, a menudo debido al natural proceso de envejecimiento o de larga exposición a ruidos fuertes. Otras causas de pérdida de la audición incluyen los virus o bacterias, enfermedades del corazón o un derrame cerebral, lesiones en la cabeza, tumores, y ciertos medicamentos. El tratamiento para la pérdida de la audición dependerá de su diagnóstico.

¿Cómo funciona el sentido de la audición?

La audición es un complejo e intrincado proceso. El oído se compone de tres secciones: el oído externo, oído medio y el oído interno. Estas partes trabajan juntas para que puedas oír y procesar sonidos. El oído externo, oreja (la parte que puede ver), capta las ondas sonoras y las ondas luego viajan a través del canal auditivo externo.

Cuando las ondas sonoras golpean el tímpano en el oído medio, el tímpano empieza a vibrar. Cuando el tímpano vibra, se mueven tres huesos diminutos en el oído. Estos huesos se llaman martillo, yunque y estribo. Ayudan al movimiento del sonido a lo largo de su viaje hacia el oído interno.

Las vibraciones después viajan a la cóclea, que está llena de líquido y revestidos con células que tienen miles de diminutos pelos en sus superficies. Las vibraciones sonoras hacen que estos delgados cabellos se muevan. Los pelos a continuación, cambian las vibraciones sonoras en señales nerviosas, de modo que su cerebro puede interpretar el sonido.

Prueba de audición.

Para calcular su puntaje, dé 3 puntos por cada “Casi siempre” respuesta, 2 puntos por cada “la mitad del tiempo” respuesta, 1 punto por cada “de vez en cuando” respuesta, y 0 por cada “Nunca”. Tenga en cuenta: Si en su familia hay antecedentes de pérdida auditiva, agregar un adicional de 3 puntos a tu puntuación general. La Academia Americana de Otorrinolaringología-Cirugía Cabeza y Cuello recomienda lo siguiente: 0-5 puntos – Su audición está bien. No se requiere ninguna acción. 6-9 puntos – Se sugiere que vea a un especialista en garganta, nariz, oído (Otorrinolaringólogo) 10 + puntos – recomendamos encarecidamente que vea un Otorrinolaringólogo.

Tengo un problema de audición con el teléfono.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

Tengo problemas siguiendo una conversación cuando dos o más personas están hablando al mismo tiempo.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

Las personas se quejan de que pongo el volumen del televisor demasiado alto.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

Tengo que esforzarme para entender las conversaciones.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

Pierdo la audición de algunos sonidos como el teléfono o timbre.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

Tengo dificultad para oír conversaciones con ruido de fondo, como una fiesta.

  • Casi siempre
  • La mitad del Tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

Me confundo acerca de dónde provienen de los sonidos.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

No entiendo algunas palabras en una frase y necesito preguntarle a la gente que la repita.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

Especialmente tengo dificultad para comprender el discurso de las mujeres y los niños.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

He trabajado en ambientes ruidosos (por ejemplo, líneas de montaje, lugares de construcción, o cerca motores de avión).

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

Las personas con las que hablo parecen murmurar o no hablar en forma clara.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

La gente se molesta porque malinterpreto lo que dicen.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

No entiendo lo que otros están diciendo y doy respuestas inadecuadas.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

Evito las actividades sociales porque no puedo escuchar bien y me temo que daré respuestas inadecuadas.

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

Pídale a un familiar o amigo para responder a esta pregunta: ¿Cree usted que esta persona tiene una pérdida auditiva?

  • Casi siempre
  • La mitad del tiempo
  • De vez en cuando
  • Nunca

¿Qué puedo hacer para mejorar mi audición?

  • Eliminar o reducir los ruidos innecesarios a su alrededor.
  • Que los amigos y la familia sepan acerca de su pérdida de la audición y pedirles que hablen más despacio y claramente.
  • Pregunte a las personas a que se coloquen de frente cuando le están hablando, así puede ver sus rostros y sus expresiones.
  • Utilizar dispositivos de amplificación de sonido en los teléfonos.
  • Utilizar sistemas de escucha personal para reducir el ruido de fondo.

Consejos para mantener la salud auditiva

  • Si usted trabaja en lugares ruidosos elija actividades de ocio tranquilas en lugar de las ruidosas.
  • Desarrollar el hábito de usar tapones en los oídos cuando usted sabe que serán expuestos al ruido durante mucho tiempo.
  • Los tapones para los oídos pueden aminorar unos 25 dB de sonido y puede significar la diferencia entre un nivel peligroso y uno seguro.
  • Trate de no utilizar varias máquinas ruidosas al mismo tiempo. Trate de mantener los aparatos de televisión, estéreo y auriculares a bajo volumen.

© 2016 American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery

Infecciones dolorosas del oído es algo común por lo que atraviesan los niños. Alrededor de los 5 años casi todo chico ha tenido por lo menos un episodio. La mayoría de las infecciones del oído o se resuelven por si solas (virales) o son efectivamente tratadas con antibióticos (bacterianas). Pero algunas veces, las infecciones del oído y/o líquido en el oído medio puede volverse un problema crónico llevando a otros problemas como pérdida de la audición, problemas de conducta y lenguaje. En estos casos, la colocación de un tubo en el oído (diábolo) por un otorrinolaringólogo debe ser considerada.

¿Que son los diábolos?

Los diábolos son pequeños cilindros colocados a través de la membrana del tímpano para permitir la entrada de aire al oído medio. También pueden ser llamados tubos de timpanostomía, tubos de miringotomía, tubos de ventilación o tubos PE (“pressure equalization” igualdad de la presión).

Estos tubos pueden ser de plástico, metal o teflón y pueden tener un revestimiento con el fin de reducir la posibilidad de infección. Hay 2 tipos básicos de tubos: de corta duración y de larga duración. Los tubos de corta duración son más pequeños y se mantienen en su lugar de 6 meses a un año antes de salirse por sí solos. Los tubos de larga duración son de mayor tamaño y tiene un reborde que los fija en su lugar por un período mayor de tiempo. Estos tubos pueden salirse por si mismos pero generalmente es necesario que sean removidos por un otorrinolaringólogo.

¿Quién necesita diábolos?

Los tubos de ventilación son generalmente recomendados cuando una persona sufre repetidas infecciones de oído medio (otitis media aguda) o tiene una pérdida auditiva causada por la presencia persistente de líquido en el oído medio (otitis media con efusión).

Estas condiciones ocurren generalmente en chicos, pero también pueden estar presentes en adolescentes y adultos y pueden llevar a problemas de lenguaje y equilibrio, pérdida auditiva, o cambios en la estructura de la membrana del tímpano. Otras patologías menos comunes que pueden necesitar la colocación de tubos de ventilación son las malformaciones de la membrana del tímpano o trompa de Eustaquio, síndrome de Down, paladar hendido y barotrauma (daño del oído medio causado por una reducción de la presión de aire), usualmente visto en cambios de altitud como vuelos o buceo.

Cada año se realizan más de medio millón de cirugías de colocación de diábolos en niños, haciendo de esta la más común cirugía de la infancia realizada con anestesia. La edad promedio de la colocación de tubos de ventilación es de uno a tres años. La colocación de diábolos puede:

a. reducir el riesgo de futuras infecciones de oído.
b. Restaurar la pérdida de audición causada por el líquido en oído medio
c. Mejorar los problemas de equilibrio y lenguaje d. Mejorar los problemas de sueño y comportamiento causados por infecciones crónicas de oído

¿Cómo se colocan los diábolos?

Estos tubos de ventilación son colocados mediante un procedimiento quirúrgico ambulatorio denominado miringotomía. La miringotomía se refiere a una incisión (corte) en la membrana del tímpano. Esta es frecuentemente realizada con microscopio con un pequeño bisturí, pero también puede realizarse con láser. Si un diábolo no es colocado el orificio en la membrana curará y se cerrará en pocos días. Para prevenir esto, se coloca el tubo en el orificio para mantenerlo abierto permitiendo que el aire llegue al espacio del oído medio (ventilación)

Cirugía

Una leve anestesia general se realiza en niños pequeños. Algunos niños mayores y adultos pueden tolerar el procedimiento sin anestesia. Una miringotomía es realizada y el líquido detrás de la membrana timpánica (en el espacio del oído medio) es aspirado. El tubo es posteriormente colocado en el orificio. Se pueden administrar gotas luego de que el tubo ha sido colocado y serán necesarias por algunos días. El procedimiento usualmente tarda menos de 15 minutos y los pacientes despiertan rápidamente. Algunas veces el otorrinolaringólogo recomendará quitar las adenoides (tejido linfático ubicado en la vía aérea superior detrás de la nariz) cuando los tubos son colocados. Esto es considerado habitualmente cuando son necesarias repetidas colocaciones de diábolos. Los estudios actuales indican que al quitar las adenoides sumado a la colocación de tubos de ventilación puede reducir el riesgo de recurrencia de infección de oído y la necesidad de cirugías a repetición.

¿Qué esperar luego de la cirugía?

Luego de la cirugía el paciente es evaluado en la sala de recuperación y generalmente se va a la casa dentro de la hora si no se presentan complicaciones. Los pacientes usualmente presentan muy leve o ningún dolor post operatorio, pero una sensación de aturdimiento, irritabilidad y/o náuseas pueden presentarse por un corto período de tiempo debido a la anestesia. La pérdida auditiva causada por la presencia de líquido en el oído medio es inmediatamente resuelta por la cirugía. Algunas veces los niños pueden mejorar tanto su audición que se quejan porque los sonidos de volumen normal les parecen demasiado altos. El otorrinolaringólogo le dará instrucciones específicas para el post operatorio para cada paciente incluyendo cuando deberán buscar atención inmediata y las siguientes consultas de control. También le prescribirá gotas antibióticas por algunos días. Para evitar la posibilidad que bacterias entren al oído medio a través del tubo de ventilación se le recomendará mantener los oídos secos usando tapones para los oídos durante el baño, cuando naden o realicen otras actividades acuáticas. Sin embargo estudios recientes sugieren que la protección de los oídos puede no ser necesaria, excepto cuando se sumerjan en aguas poco limpias como lagos o ríos. Los padres deben consultar con su médico tratante acerca de la protección del oído luego de la cirugía.

Posibles complicaciones

La miringotomía con colocación de tubos de ventilación es un procedimiento extremadamente común y seguro con mínimas complicaciones. Cuando estas ocurren pueden incluir:

  • Perforación – Esto puede ocurrir cuando el tubo se sale o un tubo de larga duración es removido y el orificio en la membrana timpánica no cierra. El orificio puede ser cerrado con una cirugía menor llamado timpanoplastia o miringoplastia.
  • Cicatriz – Cualquier irritación de la membrana del tímpano (infecciones auditivas recurrentes) incluyendo la inserción repetida de diábolos pueden causar una cicatrización llamada timpanoesclerosis o miringoesclerosis. En la mayoría de los casos esto no causa ningún problema de audición.
  • Infección – Las infecciones de oído todavía pueden ocurrir en el oído medio o alrededor del tubo. Sin embargo estas infecciones son menos frecuentes, tienen menor pérdida auditiva y son más fáciles de tratar, generalmente solo con gotas. Algunas veces antibióticos por vía pueden ser necesarios.
  • Los tubos se salen muy temprano o permanecen mucho tiempo – Si un tubo de ventilación se sale de la membrana timpánica demasiado pronto (lo cual es impredecible), el líquido puede volver y una nueva cirugía ser necesaria. Los tubos que permanecen demasiado tiempo pueden terminar en una perforación o necesitar que los remueva el otorrinolaringólogo.

La consulta con un otorrinolaringólogo puede ser necesaria si usted o sus niños experimenta repetidas o severas infecciones de oído, que no son resueltas con antibióticos, pérdida de la audición debido a líquido en el oído medio, barotrauma, o si tiene una anormalidad anatómica que impide el drenaje normal del oído medio.

© 2016 American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery

¿QUÉ ES EL TINITUS?

Más de 50 millones de estadounidenses han sentido tinitus en algún momento en su vida. El tinitus es la percepción de un sonido en la ausencia de sonidos externos. Aproximadamente una de cada cinco personas con tinitus son impactadas negativamente. Estas personas requieren intervención médica. El tinitus puede aparecer o desaparecer o usted puede sentirlo en forma permanente. También puede ocurrir en un solo oído o en los dos. Puede tener muchos ruidos diferentes con tonos similares. Cuando dura más de 6 meses, el tinitus es considerado persistente. Antes de comenzar cualquier tratamiento, es importante visitar a un médico otorrinolaringólogo (ORL o ENT en inglés) y un audiólogo para obtener un examen completo. Entender lo que es el tinitus y sus causas es una importante parte del tratamiento.

¿QUÉ CAUSA EL TINITUS?

El tinitus no es una enfermedad, sino un síntoma común relacionado con el sistema de audición. De hecho, varias partes del sistema de audición incluyendo el oído interno pueden estar defectuosas y causar el tinitus. En la mayoría de los casos la exacta causa del tinitus no se puede identificar y es relacionado con pérdida de audición. Este tipo de zumbido se llama tinitus primario. El tinitus secundario ocurre cuando existe una causa específica que no involucra pérdida de audición. Su doctor le podrá decir si su tinitus es primario o secundario.

En la mayoría de los casos, el tinitus solo lo puede escuchar Ud. (tinitus subjetivo). En casos muy raros lo puede escuchar su doctor (tinitus objetivo).

Varias partes del sistema de audición pueden estar involucradas. Por ejemplo, en el oído externo, demasiada cera puede resultar en tinitus. Igualmente, pelo suelto en el conducto auditivo puede tocar el tímpano y causar tinitus. Infecciones del oído medio o endurecimiento de los pequeños huesos que se encuentran en esta región (otosclerosis) también pueden resultar en tinitus.

Para todas las edades: La mayoría de los zumbidos provienen de un daño en las terminaciones nerviosas microscópicas en el oído interno. La salud de éstas es importante para mantener una excelente audición, y su daño trae disminución auditiva y, en muchos casos, el tinitus.

Si usted es de edad avanzada: La edad avanzada generalmente se acompaña de cierto grado de pérdida nerviosa de la audición y el zumbido.
Si Ud. es joven: La exposición a los intensos ruidos es probablemente la causa más importante y en muchos casos también daña la audición. Esto también es una de las causas prevenibles del tinitus y hay que reconocer que el zumbido también puede señalar el principio de pérdida de audición.

Algunas medicinas como el acetaminofén, antibióticos, y diuréticos para bajar la presión alta también pueden causar pérdida de audición y tinitus.

Raramente, porciones del cerebro dedicadas al sistema auditivo pueden ser afectadas por lesiones o tumores y causar tinitus. El tinitus pulsátil es una categoría especial de zumbido que suena como el latido cardíaco o pulso. Este tipo de tinitus también es raro y puede indicar la presencia de enfermedades cardiovasculares que requieren consultas con su médico tan pronto como sea posible.

Diferentes enfermedades sistémicas y estilos de vida pueden afectar directamente el tinitus. Por ejemplo, artralgia de la articulación temporomandibular (TMJ en inglés), insomnio, depresión, ansiedad, y estrés muscular con fatiga pueden causar zumbido o empeorar aquel que ya existe. Igualmente, una dieta deficiente, el consumo excesivo de cafeína, falta de hidratación, y falta de ejercicio también puede causar o exacerbar el zumbido.

¿QUÉ PRUEBAS NECESITO?

Es importante que su doctor obtenga una historia completa, incluyendo posibles factores causales, y que haga un buen examen físico. Si el tinitus es unilateral, asociado con pérdida auditiva, o persistente, debe obtenerse un audiograma (audiometría). En cualquier caso, usted puede optar por un audiograma. No hay ninguna necesidad de obtener pruebas radiológicas (radiografías, tomografías computarizadas o los exámenes de MRI) a menos que el zumbido sea unilateral, pulsátil o asociado con pérdida auditiva asimétrica, o anormalidades neurológicas. Su médico tratará de determinar cuánto le afecta su zumbido con preguntas específicas o cuestionarios de autoevaluación.

¿CÓMO SE TRATA EL TINITUS?

Aunque no existe una ‘cura’ para el tinitus, hay varias opciones disponibles. Si le acaba de empezar su zumbido puede tener confianza de que esto se le quite en menos de 6 meses sin tratamiento. Esto es porque la mayoría de las personas no terminan con zumbido persistente. Al principio de sus síntomas debe de modificar su estilo de vida: evitar ruidos altos, reducir el consumo de cafeína, hidratar y liberar la tensión muscular en el cuello y la mandíbula.

Si su otorrinolaringólogo encuentra una causa específica de su zumbido, él o ella podrá ofrecerle un tratamiento específico para eliminar el ruido. Esto puede incluir limpieza de su conducto auditivo externo para remover la cera o algún pelo suelto, tratamientos para líquido acumulado en el oído medio o para artralgia temporomandibular, etc.

Un sonido competitivo constante, como un reloj con tictac o la estática de una radio (ruido blanco), puede tapar el zumbido y hacerlo menos evidente. Se venden aparatos que generan ruido blanco. Emiten un sonido competitivo pero agradable que puede distraer al paciente y quitarle la atención del ruido. Este fenómeno se llama enmascaramiento y es una forma de tratar el tinitus. Si Ud. tiene una pérdida auditiva, usar audífonos le puede reducir el zumbido y a veces lo elimina provisionalmente.

El tinitus puede ser tan desagradable para un paciente que le puede hasta provocar ansiedad o depresión. En aquella persona que ya por si sufre de ansiedad o depresión le puede ser muy difícil soportar la carga adicional del tinitus. En estos casos es importante consultar con un psiquiatra o psicólogo para recibir tratamientos dirigidos a estos problemas específicos. Además, hay buena evidencia de que terapia conductual cognitiva (TCC o CBT en inglés) es beneficioso en el alivio del zumbido.

La prescripción de medicamentos como antidepresivos, anticonvulsivos, ansiolíticos o inyecciones intratimpánicas de medicamentos no se recomienda para el tratamiento del tinitus, a no ser que exista otro problema médico que pueda beneficiarse de dicho tratamiento.

Suplementos dietéticos abundan en el internet y por la televisión y radio. No hay ninguna evidencia de que alguno de estos suplementos, incluyendo el ginkgo biloba, melatonina, zinc, etc., es beneficioso para el tinitus. La acupuntura puede o no puede ser útil en el tratamiento del tinitus; No hay suficientes estudios de calidad sobre este tema. La estimulación magnética transcraneal es una nueva modalidad, pero todavía no es recomendada para el tinitus en este momento.

¿ES POSIBLE QUE OTROS ESCUCHEN EL RUIDO EN MIS OÍDOS?

Generalmente no. En casos raros de “tinitus objetivo”, su doctor puede escuchar su zumbido usando instrumentos como el estetoscopio.

¿POR QUÉ SE ESCUCHA TAN ALTO EN LA NOCHE?

El zumbido es una percepción fantasma que es ‘enmascarada’ por sonidos ambientales como el ruido de una oficina o el tráfico, TV o radio, etc. También no se percibe cuando el cerebro está ocupado – como cuando uno está en el trabajo. Por esta razón el zumbido es más molesto en los ambientes silenciosos como en la noche y cuando el cerebro no está enfocado en otra cosa. En general, uso de un generador de sonido en la noche puede ayudar con este problema. Si su tinitus está interfiriendo con el sueño, debe informar a su médico.

¿LOS NIÑOS PUEDEN TENER TINITUS?

Es relativamente raro ver pacientes menores de 18 años que tengan tinitus. Sin embargo, es posible que este síntoma no se descubra eficientemente en estos pacientes porque los niños pequeños pueden tener dificultad para describir esta molestia. Además, en los niños que nacen con pérdida auditiva y tinitus, este síntoma puede ser inadvertido porque es algo que es constante en sus vidas. De hecho, ellos pueden aprender a ignorar este sonido interno. En pre-adolescentes y adolescentes, el mayor riesgo para el desarrollo de tinitus es la exposición a sonidos de alta intensidad, específicamente escuchando música. Por lo tanto, es importante enseñarles a los niños como proteger sus oídos de ruidos fuertes.

CONSEJOS PARA REDUCIR LA MOLESTIA DEL TINITUS

  • Evite la exposición a ruidos y sonidos fuertes.
  • Controle su presión arterial con su médico si esta alta.
  • Hidrátese adecuadamente.
  • Evite estimulantes como la cafeína, el té, la cola y el tabaco.
  • Haga ejercicio diario para mejorar su circulación.
  • Descanse adecuadamente y evite la fatiga.
  • Use máquinas de sonido y técnicas mentales para empujar la percepción del tinitus al fondo; cuanto más piense en el tinitus, peor será. Si no puede hacerlo por su cuenta, busque ayuda

© 2016 American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery

El humo de segunda mano es una combinación del que brota de un cigarrillo ardiendo y el humo que exhala un fumador. También llamado Humo de Tabaco Ambiental (HTA), es fácilmente reconocido por su olor distintivo, el HTA contamina el aire y es retenido en la ropa, cortinas y muebles. Mucha gente encuentra que el HTA es desagradable, molesto e irritante para los ojos y la nariz.

¿Es común la exposición al humo de tabaco ambiental?

Aproximadamente un 26 por ciento de los adultos en los Estados Unidos fuman cigarrillos, y entre 50 por ciento a 67 por ciento de los niños viven en hogares con al menos un adulto fumador.

Efectos del humo del tabaco ambiental

El feto y el recién nacido

La sangre maternal, fetal, y placental cambian cuando una mujer embarazada fuma, aunque los efectos a largo plazo todavía no son bien conocidos. Algunos estudios sugieren que fumar durante el embarazo produce defectos tales como labio leporino y fisura de paladar.

Las mujeres que fuman producen menos leche, y sus bebés tienen menos peso al nacer. El fumar materno también está asociado con el Síndrome de Muerte Súbita Neonatal, la mayor causa de muerte en infantes entre un mes y un año de vida.

Los pulmones y el tracto respiratorio de los niños

La exposición al HTA disminuye la eficiencia de los pulmones y altera la función en los menores, al igual que aumenta tanto la frecuencia como la severidad del asma infantil. El fumar pasivamente agrava la sinusitis, la rinitis, la fibrosis quística, y los problemas respiratorios crónicos tales como la tos y el goteo nasal posterior. También aumenta el número de episodios de resfríos y de dolores de garganta.

En los niños de menos de dos años de edad, la exposición al HTA aumenta la posibilidad de desarrollar bronquitis y neumonía. En efecto, un estudio realizado en 1992 por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos dice que el HTA causa un promedio de 150-300 mil infecciones respiratorias cada año en infantes y niños de menos de 18 meses de vida. Estas enfermedades resultan en 15,000 hospitalizaciones. Los niños cuyos padres fuman medio paquete de cigarrillos o más por día tienen el doble de riesgo de hospitalización por una enfermedad respiratoria.

Los oídos

La exposición al HTA aumenta tanto el número de las infecciones de oído que el niño va a experimentar, como el término de la enfermedad. El humo inhalado irrita la trompa de Eustaquio, que es la que conecta la parte posterior de la nariz con el oído. Esto causa inflamación y obstrucción, la que interfiere con la ecualización de presión en el oído medio, llevando dolor, derrame e infección. Las infecciones del oído son la causa más frecuente de pérdida auditiva en los niños. Cuando ellos no responden al tratamiento medicamentoso, a menudo se requiere la inserción quirúrgica de tubos de ventilación.

El cerebro

Los hijos de madres que fuman durante o después del embarazo están más expuestos que otros niños a sufrir problemas de comportamiento, tales como hiperactividad. También se ha demostrado una ligera disminución de su rendimiento en la escuela y en los logros intelectuales.

¿Quién esta en riesgo?

A pesar de que el HTA es peligroso para todo el mundo, los fetos, los infantes, y los niños, sufren un riesgo mayor. Esto es así porque el HTA puede dañar órganos en desarrollo, como los pulmones y el cerebro. Más de 4000 productos químicos han sido identificados en el HTA, y al menos 43 de estos causan cáncer.

Fumar pasivamente produce cáncer

Usted ha leído como el HTA daña el desarrollo de su hijo; ¿Pero sabía que el riesgo de que usted desarrolle cáncer por HTA es alrededor de100 veces mayor que el que producen los otros agentes de contaminación externos? Sabía usted que el HTA causa en no fumadores más de 3000 muertes por cáncer de pulmón en Norteamérica cada año? En razón de que estos datos son bastante alarmantes para cualquiera, deberíamos dejar de exponer a nuestros niños al Humo de Tabaco Ambiental.

Consejos para proteger a sus niños del HTA

  • Deje de fumar, si lo hace. Consulte a su médico por ayuda, si lo necesita. Hay muchos productos farmacéuticos disponibles que pueden ayudar a dejarlo.
  • Si usted convive con fumadores, ayúdelos a dejar el hábito.
  • Pídale a los fumadores que viven en casa y también a sus visitas que fumen fuera de su hogar.
  • No permita que fumen en su automóvil.
  • Asegúrese que no se fume en la escuela o guardería de sus hijos.
  • Háblele a los niños de los daños que causa el tabaco y anímelos a nunca adoptar el hábito de fumar cigarrillos o masticar tabaco.

Consejos para el romper el hábito de fumar

  • Elija una fecha fija en la cual dejará de fumar y deságase de todos los cigarrillos en su casa, carro, o trabajo.
  • Pídale a sus amigos o familiares que fumen fuera de su casa o automóvil.
  • Piense en todos los beneficios que le brindará a su salud el dejar de fumar.
  • Una vez que ya ha dejado de fumar, no vuelva a probar ni un cigarrillo más.
  • Cambie su rutina diaria para evitar los momentos en los que solía fumar.
  • Tome mucha agua o fluidos.
  • Evite el estrés.
  • Este listo para no caer en un relapso. La mayoría de relapsos ocurren en los primeros tres meses. No se desanime si vuelve a fumar e intente nuevamente.

Se le agradece a la Academia Americana de Pediatría por su contribución de información para este panfleto.

© 2016 American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery

¿Por que la detección temprana de la hipoacusia es importante para su hijo?

Aproximadamente dos a cuatro de cada 1000 niños en los Estados Unidos nacen sordos o hipoacúsicos, haciendo de la pérdida auditiva la alteración más común al nacimiento. Muchos estudios han mostrado que el diagnóstico temprano de la hipoacusia es crucial para el desarrollo del lenguaje, habilidades cognitivas y psicosociales.

El tratamiento es más exitoso si la pérdida auditiva es identificada tempranamente, preferentemente durante el primer mes de vida. Todavía una cada cuatro niños nacidos con severa pérdida auditiva no recibe un diagnóstico hasta la edad de tres años o más.

¿Cuando se debe evaluar la audición de un niño?

La primera oportunidad para evaluar la audición de un niño es en el hospital apenas nacido. Si la audición del niño no es evaluada antes de irse del hospital se recomienda su evaluación durante el primer mes de vida. Si los exámenes indican una posible pérdida en la audición se deberá buscar una evaluación más profunda lo más pronto posible, preferentemente entre el primero y los seis meses de vida.

¿Es obligatoria la evaluación de pérdida auditiva?

En los últimos años las organizaciones de salud, incluyendo la Academia Americana de Otorrinolaringología han trabajado para remarcar la importancia de un screening o tamizaje precoz en todos los recién nacidos para buscar pérdida de la audición. Estos esfuerzos han dado sus resultados. En 2003 más del 85 por ciento de todos los recién nacidos en Estados Unidos fueron evaluados buscando pérdida auditiva. De hecho casi todos los estados han realizado leyes que obligan a alguna forma de evaluación de los recién nacidos antes de dejar el hospital. Esto todavía deja a más de un millón de bebes que no son evaluados para pérdida auditiva antes de abandonar el hospital.

¿Como se realiza la evaluación?

Dos exámenes son usados para evaluar la pérdida auditiva en niños y recién nacidos. Ellos son:

  • Otoemisiones acústicas (OAE) que consiste en colocar un audífono de esponja en el canal auditivo para medir si el oído responde correctamente al sonido. En los chicos con una audición normal, un eco medible se producirá cuando el sonido es emitido a través del audífono. Si no se mide ningún eco puede indicar pérdida de la audición.
  • Potenciales evocados de tronco (BERA) es un examen más complejo. Audífonos son colocados en los oídos y electrodos se colocan en la cabeza y oídos. El sonido es emitido a través de los audífonos mientras los electrodos miden como el cerebro del niño responde al sonido.

Si alguno de los exámenes indica una potencial pérdida auditiva, el médico sugerirá un seguimiento y evaluación a cargo de un otorrinolaringólogo.

Signos de pérdida de audición en el niño

La hipoacusia puede ocurrir en la infancia tardía, luego que el recién nacido abandonó el hospital. En estos casos, los padres, abuelos y demás personas de que cuidan al niño son frecuentemente los primeros en advertir que algo ocurre con la audición de ese chico. Incluso si su audición fue evaluada en el momento de nacer se debe continuar estando alerta a señales de pérdida auditiva tales como:

  • No reacciona de ninguna forma frente a sonidos intensos e inesperados.
  • No se despierta frente a sonidos de gran intensidad
  • No gira su cabeza en la dirección de la voz que le habla.
  • No es capaz de seguir o entender instrucciones
  • Pobre desarrollo del lenguaje
  • Habla muy fuerte o no usa las habilidades de lenguaje apropiadas para su edad.

Si su niño muestra alguno de estos signos debe indicárselos al médico

¿Qué sucede si mi niño tiene hipoacusia?

La pérdida auditiva en niños puede ser transitoria o permanente. Es importante que la pérdida auditiva sea evaluada por un médico que pueda indagar acerca de los problemas que puedan causar esta hipoacusia, tales como la otitis media (infección del oído), excesiva formación de cera en el oído, malformaciones congénitas o pérdida auditiva genética.

Si se ha determinado que la hipoacusia es permanente, el uso de audífonos puede ser necesario para amplificar el sonido que llega al oído del niño. La cirugía de oído puede ser útil para restaurar o mejorar significativamente la audición en algunos casos. Para aquellos con pérdidas profundas que no se benefician suficientemente con audífonos puede ser considerado un implante coclear. A diferencia de los audífonos, el implante coclear evita las partes dañadas del sistema auditivo y estimula directamente el nervio permitiendo al niño escuchar sonidos más fuerte y en forma más clara.

Usted deberá decidir si su niño se comunicará en forma primaria con lenguaje hablado o de señas y buscar una intervención temprana para prevenir retrasos del lenguaje. Los estudios indican que la rehabilitación de la pérdida auditiva a la edad de los seis meses prevendrá consecuentes retrasos de lenguaje. Otras estrategias de comunicación como la terapia de audición verbal, lectura de labios y lenguaje de señas pueden también ser usadas en conjunto con la terapia con audífonos o el implante coclear o bien en forma independiente.

© 2016 American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery

¿Qué es la otoesclerosis?

El término otoesclerosis deriva del griego esclero (duro) y oto (oído). Describe la condición de un anormal crecimiento en los pequeños huesos del oído medio que llevan a la fijación del estribo. El hueso del estribo se debe mover libremente para que el oído trabaje correctamente y se pueda escuchar en forma adecuada.

La audición es un proceso complejo. En un oído normal las vibraciones sonoras son conducidas por el oído externo hacia el canal auditivo donde golpean la membrana del tímpano. Estas vibraciones producen el movimiento de la membrana que lo transfiere a los tres pequeños huesos del oído medio, el martillo, el yunque y el estribo. Cuando el hueso del estribo se mueve pone en movimiento los líquidos en el oído interno que empieza el proceso de estimular el nervio auditivo. Este nervio lleva la energía sonora al cerebro resultando en la interpretación del sonido escuchado. Cuando cualquier parte de este proceso está comprometida la audición se ve dificultada.

¿Quién sufre Otoesclerosis y por qué?

Se estima que el diez por ciento de la población de adultos caucásicos está afectada de otoesclerosis. La enfermedad es menos común en asiáticos y rara en afroamericanos. Las mujeres de mediana edad son las de mayor riesgo.

El síntomas destacado de la otoesclerosis, lenta progresión de pérdida auditiva, puede comenzar en cualquier momento entre las edades de 15 y 45 años pero usualmente empieza a principios de los 20.

Esta enfermedad puede desarrollarse tanto en hombres como en mujeres, pero es particularmente problemática en mujeres embarazadas quienes, por razones desconocidas, tienen una rápida disminución de su capacidad auditiva.

Aproximadamente el 60 por ciento de los casos de otoesclerosis son de origen genético. En promedio una persona que tiene un padre con otoesclerosis tiene un 25 por ciento de chance de desarrollar esta alteración. Si los dos padres tienen otoesclerosis el riesgo aumenta hasta el 50 por ciento.

Síntomas de Otoesclerosis.

La pérdida gradual de la audición es el síntoma más frecuente de la otoesclerosis. Frecuentemente individuos con otoesclerosis empiezan a notar que no pueden oír sonidos de baja frecuencia o susurros. Otros síntomas de esta alteración pueden incluir mareos, alteraciones del equilibrio o sensación de zumbidos o ruidos en los oídos conocidos como acúfenos.

¿Como se diagnostica la Otoesclerosis?

Debido a que muchos de los síntomas típicos de otoesclerosis pueden ser causados por otras patologías, es importante que sea examinado por un otorrinolaringólogo para eliminar otras posibles causas de estos síntomas. Luego de un examen de oído, el otorrinolaringólogo puede ordenar un examen de audición. Basado en los resultados de este examen el otorrinolaringólogo sugerirá las distintas opciones terapéuticas.

Tratamiento de la Otoesclerosis

Si la pérdida auditiva es leve, el otorrinolaringólogo puede sugerir una observación continua y un audífono para amplificar el sonido que llega a la membrana del tímpano. El fluoruro de sodio retrasa la progresión de la enfermedad y puede ser prescripto. En la mayoría de los casos de otoesclerosis un procedimiento quirúrgico llamado estapedectomía es el método más efectivo para restaurar y mejorar la audición.

¿Que es la estapedectomía?

Una estapedectomía es un procedimiento quirúrgico ambulatorio que se hace bajo anestesia local o general a través del canal auditivo bajo microscopio (no se hacen incisiones externas). Incluye la remoción del estribo inmovilizado y se lo reemplaza por una prótesis. Esta prótesis permite que los huesos del oído medio recuperen el movimiento que estimula el líquido en el oído medio y mejora y restaura la audición.

Las estapedectomías modernas se vienen realizando desde 1956 con una tasa de éxitos del 90 por ciento. En algunos raros casos (alrededor de 1 por ciento) el procedimiento puede empeorar la audición.
La otoesclerosis afecta ambos oídos en ocho de cada diez pacientes. Para estos pacientes los oídos son operados uno a la vez. El de peor audición primero.

¿Que se debe esperar luego de una estapedectomía?

La mayoría de los pacientes vuelven a su casa al otro día de la cirugía y son avisados para que descanses tranquilos sobre el oído no operado. Se prescriben antibióticos por vía oral. Algunos pacientes experimentan mareos los primeros días luego de la cirugía. La sensación del gusto puede estar alterada por algunas semanas o meses después de la cirugía pero usualmente regresa a la normalidad.

Luego de la cirugía los pacientes deben evitar el sonarse fuerte la nariz, nadar u otras actividades que puedan llevar agua al oído operado. Actividades normales (incluido el viaje en avión) son generalmente retomadas dos semanas después de la cirugía.

Se debe avisar al otorrinolaringólogo inmediatamente si ocurre algo de lo siguiente:

  • Pérdida súbita de la audición
  • Dolor intenso
  • Mareo prolongado o intenso
  • Cualquier síntoma nuevo relacionado con el oído operado.

Dado que el vendaje es colocado en el oído en el momento de la cirugía, la mejora auditiva no se notará hasta que este sea removido alrededor de una semana después. La membrana del tímpano curará rápidamente alcanzando el máximo nivel de mejora dentro de las dos semanas.

© 2016 American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery

Un orificio o ruptura en el tímpano, una delgada membrana que separa el canal auditivo y el oído medio es llamada perforación timpánica. El oído medio está conectado con la nariz por la trompa de Eustaquio, que equipara las presiones en el oído medio.

Una perforación timpánica es generalmente acompañada por una disminución en la audición y eventual supuración. El dolor no suele ser persistente.

¿Cual es la causa de la perforación?

Las causas de perforación timpánica son generalmente debidas a traumas o infecciones. Una perforación por trauma puede ocurrir:

  • Si el oído es injuriado directamente
  • Con una fractura de cráneo
  • Luego de una explosión repentina
  • Si un objeto (como hisopo, varilla) es empujado muy dentro del canal auditivo
  • Como resultado de ácido o agua hirviendo entrando en el canal auditivo

Las infecciones de oído medio pueden causar dolor, pérdida auditiva y ruptura espontánea de la membrana del tímpano, resultando en una perforación. En este caso puede haber supuración infectada o sanguinolenta en el oído. El término médico para esto es otitis media con perforación. Los síntomas de otitis media incluyen una sensación de oído lleno, audición disminuida, dolor y fiebre.

En algunas raras ocasiones un pequeño orificio puede persistir en la membrana luego de la colocación de un tubo de ventilación que se cae o es removido por el médico.

La mayoría de las perforaciones curan por si solas en semanas aunque algunas pueden tomar varios meses en curar. Durante este proceso el oído debe protegerse del agua y los traumas. Las perforaciones que no curan por si solas necesitarán cirugía.

¿Cómo se afecta la audición en un tímpano perforado?

Por lo general el tamaño de la perforación determina el nivel de pérdida auditiva – un orificio más grande causará una mayor pérdida que uno más pequeño. El lugar de la perforación también afecta el grado de hipoacusia. Si un trauma severo (como una fractura de cráneo) disloca los huesos del oído medio que transmiten el sonido o lastima estructuras del oído interno, la pérdida auditiva puede ser severa.
Si la perforación es causada por un evento súbito traumático o una explosión, la pérdida auditiva puede ser importante y los acúfenos (zumbido en el oído) tener relevancia. En este caso, la audición se recupera parcialmente y el zumbido disminuye en algunos días. La infección crónica como resultado de la perforación puede causar una pérdida de la audición persistente o progresiva.

¿Cómo se trata la perforación timpánica?

Antes de realizar la corrección de la perforación se debe realizar un examen de audición. Los beneficios de cerrar una perforación incluyen la prevención de la entrada de agua al oído durante la ducha, el baño o la natación (que pueden causar infecciones de oído), mejorarán la audición y disminuirá los zumbidos. También puede prevenir el desarrollo de colesteatomas (quistes de piel en el oído medio) que pueden causar infección crónica y destrucción de las estructuras del oído.

Si la perforación es muy pequeña, un otorrinolaringólogo puede optar por realizar un seguimiento de la perforación en el tiempo para ver si cierra espontáneamente. Se puede intentar cerrar la perforación en el consultorio. Trabajando con un microscopio, el médico toca los bordes del tímpano con un químico para estimular el crecimiento y luego coloca un delgado parche de papel sobre el tímpano. Generalmente al cerrar la perforación la audición mejora. Muchas aplicaciones de este parche (hasta tres o cuatro) pueden necesitarse antes de que la perforación cierre completamente. Si el médico piensa que este parche de papel no llevará a un adecuado cierre de la perforación o si no tiene buenos resultados se necesitará cirugía.

Hay diferentes técnicas quirúrgicas pero la mayoría incluye en colocar tejido de la piel a través de la perforación para permitir la cura. El nombre de este procedimiento es timpanoplastia. La cirugía es muy exitosa en reparar la perforación, restaurando o mejorando la audición y generalmente se realiza en forma ambulatoria.

Su médico le recomendará acerca del manejo apropiado de un tímpano perforado.

Más información acerca del oído

© 2016 American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery

¿Qué es la otitis media?

Otitis media se refiere a la inflamación del oído medio. Cuando la infección ocurre esta condición es llamada “otitis media aguda”. La otitis media aguda ocurre cuando un resfrío, alergia o infección de las vías respiratorias superiores y la presencia de bacterias o virus llevan a la acumulación de pus y moco detrás de la membrana timpánica bloqueando la trompa de Eustaquio. Esto causa dolor de oído e hinchazón.

Cuando se forma líquido en el oído medio, la condición es conocida como “otitis media con efusión”. Esto sucede en una infección en recuperación o cuando una infección esta por ocurrir. El líquido puede permanecer en el oído por semanas hasta algunos meses. Cuando una descarga del oído persiste o se hace recurrente es llamada a veces infección crónica de oído medio. El líquido puede permanecer en el oído hasta tres semanas después de la infección. Si no es tratada, la infección crónica del oído puede tener consecuencias potenciales serias como pérdida auditiva transitoria o permanente.

¿Como afecta la otitis media la audición del niño?

Todos los chicos con infección de oído medio o líquido tienen un grado de pérdida auditiva. La pérdida promedio en oídos con secreción es de 24 decibeles, equivalente a usar auriculares (24 decibeles es el nivel aproximado de los silbidos leves). Líquidos más espesos pueden causar una pérdida mucho mayor, de hasta 45 decibles (el nivel de la conversación normal)

Su niño puede tener pérdida de la audición si no es capaz de entender ciertas palabras y habla a un volumen mayor del normal. Básicamente, un chico con pérdida auditiva debida a infecciones de oído medio escuchará sonidos poco claros y perderá de entender algunos diálogos en menor medida que aquellos con hipoacusias profundas. De todas formas las consecuencias pueden ser importantes – el paciente joven pueden perder en forma permanente la habilidad de entender en forma concisa el diálogo en ambientes ruidosos (como el aula de la escuela) llevando a un retraso en el aprendizaje de importantes habilidades de lenguaje.

Tipos de hipoacusias

La hipoacusia conductiva es una forma de dificultad auditiva debida a una lesión el en canal auditivo externo o en el oído medio. Esta forma de hipoacusia es generalmente transitoria y se encuentra en personas de 40 años o menos. Infecciones de oído crónicas no tratadas pueden llevar a una hipoacusia conductiva; drenar el oído medio infectado a través de la membrana timpánica lleva de nuevo la audición a la normalidad.

La otra forma de hipoacusia es la neurosensorial, pérdida auditiva debida a una lesión en la rama auditiva del VIII par craneal o del oído interno. Históricamente esta condición es más prevalente en la edad media o pacientes mayores, sin embargo la exposición continua a música a un alto volumen puede llevar a la pérdida auditiva neurosensorial en adolescentes.

¿Cuándo se debe realizar un examen de audición?

Un examen de audición se debe llevar a cabo en chicos que tienen infecciones de oído frecuentes, pérdidas auditivas que duran mas de seis semanas o líquido en el oído medio por mas de tres meses. Hay una amplia gama de instrumentos para evaluar la audición del niño, la función de la trompa de Eustaquio y la movilidad de la membrana del tímpano. Ellos incluyen otoscopía, timpanometría y audiometría.

¿Pierden los niños su audición por otras razones aparte de la otitis media crónica?

Los niños pueden tener pérdidas auditivas temporarias por otras razones más allá de la infección crónica del oído medio y la disfunción de la trompa de Eustaquio. Ellas son:

  • Impactación de cerumen (tapón de cera compresivo)
  • Otitis externa: Inflamación del canal auditivo externo, también llamado oído de nadador.
  • Colesteatoma: Una masa de tejido epitelial escamoso y colesterol en el oído medio, generalmente resultado de una otitis media crónica.
  • Otoesclerosis: Enfermedad del laberinto óseo en el oído que es más común en los adultos y caracterizado por la formación de hueso que lleva a la progresiva hipoacusia conductiva. Ocurre debido a la fijación del estribo (uno de los huesecillos del oído). Hipoacusia neurosensorial puede resultar cuando esta involucrado el conducto coclear.
  • Trauma: Un trauma del oído o la cabeza puede causar una pérdida auditiva transitoria o permanente.

© 2016 American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery

Un crecimiento anormal de piel en el oído medio detrás de la membrana del tímpano es un colesteatoma. Infecciones repetidas y/o una bolsa de retracción de la membrana timpánica pueden causar que la piel se engrose y forme un saco de expansión. Los colesteatomas generalmente se desarrollan como quistes o bolsas que descaman capas de piel vieja, que crece dentro del oído medio. A lo largo del tiempo, el colesteatoma puede aumentar su tamaño y destruir los huesecillos vecinos del oído medio. La pérdida auditiva, mareos, y parálisis de los músculos faciales son raros, pero pueden ser el resultado del continuo crecimiento del colesteatoma.

¿Por qué se origina un colesteatoma?

Un colesteatoma usualmente se origina debido a una pobre función de la trompa de Eustaquio así como por una infección de oído medio. La trompa de Eustaquio conduce aire desde la parte posterior de la nariz hacia el oído medio para igualar la presión del oído (destapa los oídos). Cuando la trompa de Eustaquio trabaja inadecuadamente, tal vez debido a una causa alérgica, un resfrío o sinusitis, el aire en el oído medio es absorbido por el cuerpo, creando un vacío parcial en el oído. Este vacío succiona formando una bolsa o saco a partir de la membrana timpánica, especialmente en áreas debilitadas por una infección previa. Esto puede desarrollar el saco y transformarse en un colesteatoma. Una forma rara congénita de colesteatoma (presente al nacimiento) puede ocurrir en el oído medio y en otros lugares, como en la proximidad de los huesos del cráneo. Sin embargo, el tipo de colesteatoma asociado a infecciones del oído es el más común.

¿Como se trata un colesteatoma?

Un examen por parte de un otorrinolaringólogo-cirujano de cabeza y cuello puede confirmar la presencia de un colesteatoma. El tratamiento inicial consiste en una limpieza cuidadosa del oído, antibióticos y gotas ópticas. La terapia tiende a detener la supuración del oído controlando la infección. Las características del crecimiento del colesteatoma deben ser también evaluadas.

Un colesteatoma grande o complicado usualmente requiere tratamiento quirúrgico para proteger al paciente de complicaciones graves. Exámenes de audición y equilibrio, radiografías de la mastoides (el hueso del cráneo cercano al oído), y Tomografías de la mastoides pueden ser necesarias. Estos exámenes son realizados para determinar el nivel de audición en el oído y la extensión de la destrucción que el colesteatoma ha causado.

La cirugía es realizada con anestesia general en la mayoría de los casos. El objetivo primario de la cirugía es remover el colesteatoma para que drene el oído y la infección sea eliminada. La preservación o restauración de la audición es el segundo objetivo de la cirugía. En casos de severa destrucción del oído, la reconstrucción puede no ser posible. La reparación del nervio facial o procedimientos para controlar el mareo son raramente necesarios.

La reconstrucción del oído medio no es siempre posible en un solo tiempo quirúrgico, por lo tanto una segunda cirugía puede ser necesaria dentro de los 6 a 12 meses. Esta segunda operación intentará restaurar la audición y, al mismo tiempo, permitirá al cirujano inspeccionar el espacio del oído medio y mastoides buscando partes residuales del colesteatoma.
La cirugía puede hacerse algunas veces en forma ambulatoria. Para ciertos pacientes una noche de internación es necesaria. En algunos raros casos de infección grave se necesitará una hospitalización prolongada para tratamiento antibiótico. El tiempo de licencia laboral común es de una a dos semanas.

Después de la cirugía, el seguimiento en consultorio es necesario para evaluar resultados y para evaluar una posible recidiva. En casos donde se haya creado una cavidad abierta de mastioidectomia, el seguimiento en consultorio cada pocos meses es necesario para limpiar la cavidad mastoidea y prevenir nuevas infecciones. Algunos pacientes necesitarán exámenes periódicos de su oído a lo largo de su vida. El colesteatoma es una condición seria del oído pero tratable que puede ser diagnosticada sólo con un examen médico. Dolor persistente en el oído, supuración, presión en el oído, pérdida de audición, mareos o debilidad de los músculos de la cara deben ser evaluados por un otorrinolaringólogo.

Síntomas y riesgos

Inicialmente el oído puede supurar con feo olor. A medida que la bolsa o saco del colesteatoma se agranda puede causar una sensación de presión o de oído lleno, acompañado de pérdida en la audición. Un dolor detrás o dentro del oído, especialmente de noche puede causar una molestia considerable.

El mareo o la debilidad en los músculos de una mitad de la cara (la mitad del lado del oído infectado) puede también ocurrir. Cualquiera de estos síntomas son buenas razones para buscar una evaluación médica.

El colesteatoma puede ser peligroso y nunca debe ser ignorado. La erosión del hueso puede hacer que la infección se extienda a áreas vecinas, incluyendo el oído interno y el cerebro. Si no es tratado, la sordera, abscesos de cerebro, meningitis y raramente la muerte pueden ocurrir.

Más información acerca del oído.

© 2016 American Academy of Otolaryngology – Head and Neck Surgery